Tendencias

Tendencias en Foco nº9. Observatorios de Mercado Laboral

Desde hace algo más de una década, Mirta Palomino observa que se vienen desarrollando observatorios del mercado laboral como herramientas de producción y divulgación de información relevantes. Un observatorio de mercado laboral es un servicio de información que integra un conjunto de instrumentos de medición, análisis, seguimiento y divulgación sistemática de la situación, dinámica y evolución de los principales indicadores relacionados con el mercado laboral.

Fecha de Publicación:
thewiccaman

Desde hace algo más de una década se vienen desarrollando observatorios del mercado laboral como herramientas de producción y divulgación de información relevantes. Un observatorio de mercado laboral es un servicio de información que integra un conjunto de instrumentos de medición, análisis, seguimiento y divulgación sistemática de la situación, dinámica y evolución de los principales indicadores relacionados con el mercado laboral.

Resultan una fuente de información para interpretar las relaciones entre el mundo de la educación y el mundo laboral, constituyéndose en una herramienta útil para el análisis, planificación, ejecución, monitoreo y evaluación de políticas públicas referidas a la educación y el mercado de trabajo, así como para orientar a los jóvenes en sus decisiones referidas al estudio y el trabajo y a los trabajadores en general.

Algunos observatorios son nacionales y otros regionales. Respecto a estos últimos, el alcance de los acuerdos entre los países involucrados define tipos de institucionalidad que impactan tanto en la conformación de los observatorios como en sus actividades. Por ejemplo, la Unión Europea, el bloque de mayor antigüedad, es el que cuenta con normativas más explícitas a las que deben responder los países miembros. En 1989 se constituyó el European Employement Observatory (EEO), que incluye los 27 países miembros de la Unión Europea y Noruega, Islandia, Croacia y Turquía, y el Observatorio Europeo de Relaciones Laborales (EIRO), una red integrada por grupos de investigación de los estados miembros de la Unión Europea (más Noruega). La red EURES, por su parte, es un sistema de intermediación laboral, a nivel europeo, ligada a los servicios públicos de empleo de cada país miembro, que releva la información a través de observatorios nacionales. En América Latina los acuerdos regionales son más recientes y se hallan aún en períodos diferentes de consolidación.

La mayoría de los observatorios nacionales europeos iniciaron sus actividades a partir de la década de 1990, con la excepción Observatorio de Entradas a la Vida Activa (ONEVA) de Francia, creado en 1975 y más tarde incorporado al Centre d’études et de recherches sur les qualifications (CEREQ, Centro de Estudios e Investigaciones sobre las Calificaciones). Este caso es particularmente relevante no sólo por las metodologías que aplica y la extensión y tamaño de las muestras que analiza, sino porque desde la puesta en marcha del ONEVA hasta la actualidad, el CEREQ ha ido incorporando en sus observaciones los cambios ocurridos en el mercado de trabajo y adecuando sus enfoques a los mismos, problematizando la situación de los jóvenes y su aparición como sujeto social activo. En América Latina los observatorios nacionales se organizaron a partir del inicio de este siglo, y los regionales, como el Observatorio Laboral Andino, conformado por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú y el Observatorio Regional del Mercado Laboral de Centroamérica y República Dominicana, conformado por Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Panamá y República Dominicana se encuentran en fases iniciales de proyecto o de pruebas piloto respectivamente.

Entre los observatorios nacionales específicamente orientados a temas de transición al trabajo de jóvenes, se destacan el CEREQ de Francia, el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) de Colombia y el Observatorio de Inserción Laboral de los Jóvenes del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), que abarca las ciudades españolas de más de 50.000 habitantes, tanto por la amplitud de sus objetivos como por la periodicidad y la metodología aplicada en los estudios que realizan sobre las trayectorias de los jóvenes.

Clasificación de los observatorios según tipo

Un primer tipo de clasificación puede establecerse entre los observatorios que producen información primaria o sólo reelaboran y analizan la obtenida de otras fuentes. Otro modo de clasificarlos se refiere al objeto de sus estudios y análisis:

a) Algunos recaban y difunden información sobre el mercado de trabajo en general, por ejemplo:

– El Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial, en el Ministerio de Trabajo de Argentina, donde funciona un sistema de información construido a partir de la vinculación de diversos registros administrativos adaptados para usos estadísticos, que estudia a los trabajadores de las empresas privadas (su unidad de análisis es la empresa).

– El Observatorio Laboral Mexicano es un servicio público de información sobre las características y el comportamiento de las ocupaciones y profesiones más representativas en el país, incluyendo información sobre la oferta educativa de carreras de niveles superiores.

– El Observatorio del Mercado de Trabajo del MERCOSUR es un órgano técnico de información y consulta sobre temas relacionados con el mercado de trabajo.

– El Observatorio Laboral Andino (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) tiene como proyecto la construcción de una base de datos para recopilar y sistematizar información estadística, normativa y documental sobre temas socio-laborales, sin poner un énfasis particular en la formación y capacitación laboral.

– El EEO provee información, investigaciones comparativas y evaluaciones sobre políticas de empleo y tendencias del mercado laboral.

– El Observatorio Regional del Mercado Laboral de Centroamérica y República Dominicana es un sistema de información sobre el mercado de trabajo orientado a los servicios públicos de inserción laboral, considerando entre ellos las acciones de formación, orientación e inserción.

b) Otros observatorios, se enfocan específicamente hacia los procesos de transición de la educación al trabajo de los jóvenes y/o a las relaciones entre educación y trabajo:

– El Departamento de Integración a la Vida Activa (DEVA), del CEREQ de Francia, estudia a través de encuestas periódicas longitudinales, el papel de la formación en la construcción de trayectorias de inserción profesional de los jóvenes, así como el impacto de los dispositivos públicos de empleo y de formación destinados a ellos. Su antecedente, el ONEVA es uno de los primeros observatorios de inserción de jóvenes.

– El Observatorio Laboral y Ocupacional del SENA de Colombia es un sistema de información que analiza la pertinencia de la educación en función de la empleabilidad, para evaluar hasta qué punto el sistema educativo responde a las necesidades del mercado. Se propone orientar la expansión del sistema educativo y articular la oferta con las oportunidades de desarrollo de cada región.

Youth Transition Survey (YITS) de Canadá, examina las pautas e influencias de las transiciones más importantes en las vidas de los jóvenes, en particular entre educación, capacitación y trabajo, incluyendo mediciones de logros, aspiraciones, expectativas y experiencias laborales.

– El IVIE de España es un banco de datos que estudia la inserción laboral de los jóvenes, realizando un estudio trianual, que permite conocer la evolución del acceso de los jóvenes al mercado laboral y sus expectativas y opiniones sobre la formación.

c) Por último, los observatorios cuyo objeto central son los jóvenes, y examinan diferentes esferas de vida, incluyendo la educación y el trabajo.

– El Observatorio Jóvenes y Sociedad de Quebec, y el European Youth Observatory (EYO) incluyen en sus programas de investigación la inserción social, profesional y cultural. También se realiza el estudio de los estilos de vida, tendientes al mejoramiento de la calidad de vida de los jóvenes, más allá del estudio y el trabajo.

– El Observatorio de la Juventud en España, dependiente del Instituto de la Juventud, es un órgano técnico de análisis y diagnóstico de la situación de los jóvenes y de apoyo a la formulación de políticas de juventud.

– El Observatorio de Costa Rica es la Unidad de Investigación del Consejo Nacional de Política Pública de la Persona Joven, encargada de generar y promover información e investigación para el desarrollo de la juventud, su calidad de vida y el ejercicio pleno de sus derechos ciudadanos.

– El Observatorio de Trabajo Infantil y Adolescente, dependiente del Ministerio de Trabajo de Argentina, realiza estudios con la perspectiva de que haber sido un trabajador infantil condiciona su trayectoria y su inserción educativa y laboral como joven.

Objetivos de los observatorios

Más allá de estas diferencias de orientación, en la medida en que son sistemas de diagnóstico, todos producen e informan sobre servicios vinculados con la educación y el trabajo. Los objetivos se centran por lo general en:

– Producir y difundir información sobre mercado laboral: son o cuentan con bases de datos, centros de documentación y resultados de investigaciones, destinadas a distintos públicos tales como organismos, organizaciones de trabajadores, empleadores, investigadores y los propios jóvenes y sus familias.

– Brindar servicios a jóvenes (orientación e intermediación laboral), a empleadores (perfiles ocupacionales) y a instituciones de formación profesional.

Los objetivos específicos se vinculan con:

– Producir y difundir estadísticas e investigaciones sobre transformaciones en el mercado de trabajo (CEREQ, SENA, IVIE, Observatorio de la Persona Joven de Costa Rica).

– Realizar o contribuir a mejorar la intermediación laboral, lo que implica estudiar los perfiles de la oferta y la demanda para satisfacer los requerimientos empresariales, e informar a los empleadores sobre los perfiles de salida y la adecuación de las calificaciones de los estudiantes a los requisitos demandados por las empresas; y a los jóvenes y familias sobre la oferta educativa y en algunos casos, como el SENA, sobre las ocupaciones más demandadas [1].

– Proveer información que se constituya en insumo para el mejoramiento de programas educativos y formativos, incluyendo los relativos a estudios superiores (CEREQ, SENA, Observatorio Regional del Mercado Laboral de Centroamérica y República Dominicana, México, República Checa).

– Promover acciones dirigidas a poblaciones desfavorecidas específicas (mujeres, inmigrantes, discapacitados).

– Promover acciones dirigidas a la erradicación del trabajo infantil (Argentina, Observatorio Laboral Andino).

Públicos a los que se dirigen

Los principales usuarios de la información son los organismos estatales, en particular los Ministerios de Educación y de Trabajo. En la mayoría de los observatorios relevados, los otros públicos destinatarios son:

– instituciones de formación; – universidades e investigadores; – los propios jóvenes.

En menor medida la información se destina a:

– organizaciones empresarias; – empleadores (sobre todo los más vinculados con los servicios públicos de empleo, que realizan acciones de intermediación laboral); – organizaciones de trabajadores/sindicales; – familias.

Los modos de comunicar sus productos y resultados son las páginas web, que en su gran mayoría incluyen como servicio links para distintos perfiles de usuarios. Algunos observatorios tienen un estilo de comunicación más dirigido al público en general, lo que se advierte en el lenguaje utilizado, menos técnico y más accesible.

Los observatorios que cuentan entre sus servicios la intermediación laboral incluyen los formularios para ser completados de manera autoadministrada por parte de los postulantes a puestos de trabajo.

Inserción institucional

Si bien la gran mayoría de los observatorios forman parte de los Ministerios de Educación, de Trabajo o de ambos, es frecuente la inserción o dependencia de múltiples organismos, por ejemplo de la Agencia de Estadísticas y/o el Servicio Público de Empleo, o también dependen de centros de investigación públicos. Los observatorios regionales, como el del MERCOSUR, el EEO y el EYO dependen de los organismos supranacionales respectivos.

Fuentes de financiamiento

Dado que en su casi totalidad los observatorios forman parte de organismos públicos, cabe suponer que son financiados por los presupuestos respectivos, tanto los nacionales como los de la Unión Europea.

– Los observatorios regionales latinoamericanos reciben financiamiento de la cooperación española. – El Observatorio de la Persona Joven de Costa Rica cuenta con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas. – El IVIE fue creado en 1989 por la Generalitat Valenciana y es actualmente una empresa en cuyo capital participan Bancaja [2], Ford-España, la Fundación CAM, la Fundación BBVA, la Fundación de las Cajas de Ahorros y la Fundación Cañada Blanch. – El CEREQ cuenta con el apoyo de empresas privadas y públicas.

Fuentes de datos

Todos los observatorios son a la vez usuarios y productores de información, generan fuentes de datos a través del relevamiento y agregación de los provistos por diversas entidades, como sistemas estadísticos nacionales, ministerios, servicios de empleo, universidades, investigadores, instituciones de formación, organizaciones empresarias y sindicales y organizaciones de la sociedad civil.

Estos organismos les proveen fundamentalmente información cuantitativa, a la que se agrega la producida por los propios observatorios en los casos en que se dedican a su relevamiento. La información cualitativa proviene de informantes calificados y de estudios de campo (entrevistas, grupos focales) llevados a cabo por ellos mismos y por instituciones de investigación social y universidades, y a su vez utilizan los resultados elaborados por los observatorios, tanto secundarios como primarios, obtenidos a través de la realización de encuestas y estudios cualitativos. El acceso a los datos depende del tipo de acuerdos y convenios que se establecen con dichas instituciones y al interés diferencial que tienen en los temas de los jóvenes y sus transiciones educativas y laborales.

Algunos observatorios se definen explícitamente como bases de datos por lo que tienen como uno de sus objetivos centrales la producción de estadísticas (DEVA, EEO, MERCOSUR, Observatorio de la Persona Joven de Costa Rica).

Productos y servicios

Los productos y servicios que ofrecen los observatorios son diversos, responden a sus objetivos y a la multiplicidad de públicos destinatarios [3]; en este aspecto se los puede agrupar en dos tipos principales:

– Los productos destinados a organismos públicos, organizaciones, empleadores, investigadores y los propios jóvenes, que consisten fundamentalmente en información: bases de datos, sistemas de información sobre el mercado de trabajo, centros de documentación, resultados de investigaciones, formulación de diagnósticos y pronósticos. – Los destinados a empleadores y a instituciones de formación profesional: información sobre perfiles de demanda, sobre titulaciones y normas de competencia. – Servicios destinados a jóvenes: información sobre carreras y ocupaciones, orientación e intermediación laboral. – Estudios sobre poblaciones desfavorecidas (inmigrantes, discapacitados, indígenas, mujeres). – Elaboración y difusión de publicaciones y boletines. – Asesoramiento técnico a diversas instituciones vinculadas con educación y trabajo.

Conclusiones

Los observatorios se han constituido en los últimos años en instrumentos utilizados para seguir las transformaciones en los mercados de trabajo y sus cambiantes tendencias. Dentro de ellos, los que se ocupan de las transiciones de los jóvenes intentan dar cuenta de los itinerarios de inserción laboral heterogéneos y complejos con transiciones y rupturas en sus trayectorias, por lo que su análisis requiere contar con información actualizada sobre la situación y tendencias del mercado laboral y detectar los cambios en los requisitos de calificación. El relevamiento realizado permite detectar diferencias respecto del énfasis colocado en los distintos actores: algunos muestran un sesgo más orientado a satisfacer las necesidades de las empresas, proponiendo formación a los jóvenes en función de las mismas, en tanto que otros ponen más el acento en los propios jóvenes, sus trayectorias, dificultades, orígenes y parecen más atentos a los cambios económicos, sociales y culturales que exclusivamente a la demanda empresarial.

Algunos observatorios toman particularmente en cuenta la situación de los grupos más desfavorecidos -las mujeres, los inmigrantes y los discapacitados-, quienes tienen aún menores posibilidades de construir sus trayectorias y lograr una inserción laboral apropiada, ya que sufren en mayor medida la discriminación laboral. Los observatorios de los países o regiones donde el tema de la migración es más relevante dan cuenta de estos fenómenos.

Un elemento central que parece requerir el diseño, la implementación y el monitoreo de un observatorio es la continuidad, que permite analizar tendencias de largo plazo y la realización de pronósticos, a través de la información sobre el comportamiento del mercado laboral (particularmente en momentos de crisis, que provocan mayores incertidumbres, lo cual por una parte refuerza la necesidad de hacerlo, pero por otra dificulta la certeza de las proyecciones).

NOTAS

* Mirta Palomino es Licenciada en Sociología de la Universidad de Buenos Aires. Consultora, especialista en diseño y evaluación de proyectos sociales y en capacitación y formación profesional.

1. En documentos de diversos países, en particular los latinoamericanos, se menciona la baja calidad de los servicios públicos de empleo.

2. Bancaja es la Caja de Ahorros de Valencia, Castellón y Alicante, la entidad financiera más importante de la Comunidad Valenciana.

3. Esta diversidad se acentúa en los casos del CEREQ, el SENA y el Observatorio Regional del Mercado Laboral de Centroamérica y República Dominicana.

Los comentarios han sido cerrados.