Tendencias

Tendencias en Foco nº19. La educación superior técnica no universitaria: organización y tendencias en materia de equidad e inserción de los graduados

Ana María Fanelli, recoge aquí, las principales conclusiones del documento síntesis de un estudio realizado por IIPE, sobre la configuración de la enseñanza técnica/tecnológica de nivel superior no universitaria (ESTNU) en Brasil, Colombia y México.

Autor:
Fecha de Publicación:
usnavy2

 Introducción

La expansión de la educación media en América Latina ha dado lugar a un aumento significativo de la demanda por estudios de educación superior. Cada vez más, aquellos jóvenes que hoy acceden a estos estudios son la primera generación que lo hace dentro de su entorno familiar. Enfrentan, además, un mercado laboral que demanda credenciales educativas de nivel superior a fin de lograr una inserción exitosa en el sector formal de la economía. Como respuesta a la diversificación del perfil de los estudiantes que acceden a la educación superior y a las demandas del mercado laboral y del desarrollo tecnológico, los países latinoamericanos han desarrollado nuevos modelos institucionales y pedagógicos dentro de la formación técnica y tecnológica de nivel superior. Un reciente estudio del Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación (IIPE) analiza la actual configuración de la enseñanza técnica/tecnológica de nivel superior no universitaria (ESTNU2) en Brasil, Colombia y México (Jarbas, 2010; Turbay, 2010; Flores Crespo, 2010). Este número de Tendencias en Foco recoge las principales conclusiones del documento de síntesis de esos estudios de caso3 .

Organización y dinámica de la matrícula en la ESTNU

En los tres países mencionados, la ESTNU constituye una opción de corta duración (aproximadamente entre dos y tres años), con clara orientación práctica y vocacional, para la formación en las tecnologías duras y blandas. Puede ser ofrecida por distintas instituciones de educación superior (IES) del sector estatal y privado, incluyendo universidades, ubicadas en distintas regiones del país. Sin embargo, en la práctica, la oferta se aglutina en unos pocos tipos de instituciones de educación superior del sector público, aquellas instituciones consideradas superiores no universitarias, o en el sector privado. Cabe además señalar que aun cuando el marco regulatorio así lo propicie, la articulación de estas carreras con el nivel superior de grado, equivalente a bachillerato o licenciatura, presenta serias restricciones para materializarse. Ante la falta de articulación real de la ESTNU con los títulos de nivel superior, las mejores IES de Brasil, Colombia y México optaron por estrategias de integración vertical de las distintas modalidades dentro de la misma institución.

La emergencia de la ESTNU remite a narraciones estrechamente dependientes de la historia particular de cada uno de los distintos sistemas educativos. No obstante es posible reconocer dos procesos principales. En primer lugar, ha sido el resultado del corrimiento hacia lo académico de los cursos de formación técnica y tecnológica que tenían lugar en el espacio informal de las academias o en los cursos libres a cargo de distinto tipo de instituciones. En segundo lugar, es el producto deliberado de la política pública, creando modalidades o alternativas no universitarias frente a las carreras profesionales liberales.

La matrícula de ESTNU es minoritaria dentro de la matrícula de educación superior en Brasil (9,5%) y México (3,2%). Por el contrario, en Colombia, tres de cada diez estudiantes de la educación superior cursan carreras de técnico profesional y tecnólogo. En el caso de Brasil y Colombia, la mayoría de los estudiantes se concentra en el sector privado mientras que en México es centralmente pública.

En términos del crecimiento de la matrícula, en los tres países se observa que constituye una modalidad muy dinámica. Por ejemplo, en Brasil, la matrícula en los cursos superiores tecnológicos ha pasado de 70.000 en 2001 a casi 500.000 estudiantes en la modalidad presencial (también la modalidad a distancia creció considerablemente); de ellos, 8 de cada 10 estudiantes se encuentran en una IES privada. Por su parte los cursos de enseñanza media subsecuente (postsecundarios) también han tenido un gran dinamismo: en 2007, los estudiantes de esta modalidad representaban casi la mitad del total de la matrícula media de enseñanza técnica (que incluye también los programas integrados y concomitantes) (Barato, 2010). En Colombia, si bien la matrícula de la ESTNU es bastante inferior a la del nivel universitario, la modalidad técnica profesional entre el año 2002 y el 2009 se ha expandido a una tasa notablemente alta (19,1% anual promedio), muy superior a la de las carreras universitarias (4,3% anual promedio). La modalidad tecnológica ha crecido a menor ritmo que la técnica profesional, pero de todos modos lo ha hecho con un dinamismo muy superior (12,7% de tasa interanual) que la modalidad universitaria. En México, a pesar de ser un tipo de formación que todavía atrae a un sector muy pequeño de la demanda estudiantil, es el que más creció en los últimos diez años (pasando de casi 22.000 estudiantes en 1998 a cerca de 85.000 en 2008) contando con una tasa interanual de crecimiento de 14,4%. Por supuesto, esta tasa de crecimiento se explica además porque la base de comparación, el punto de partida de esta modalidad en los noventa, era muy pequeña.

Equidad en la ESTNU

El acceso a la ESTNU en los tres países es posible para todos aquellos jóvenes que concluyen los estudios medios. A esto se suma como requisito la aprobación de un Examen de Estado en Colombia y, en todos los países seleccionados, el cumplimiento de los requisitos particulares que define cada IES dentro de su política de admisión. En el caso de Colombia, incluso, pueden ser excepcionalmente admitidos en ciertos programas técnicos articulados en ciclos los que concluyeron el noveno año de la escuela media o los que tienen el Certificado de Aptitud Profesional.

Los estudios de caso realizados en el marco de la investigación señalan (con las limitaciones metodológicas de los datos cualitativos) que los estudiantes son jóvenes que provienen de los estratos segundo y tercero de ingresos, correspondiendo a sectores socioeconómicos de ingresos bajos y medios. En el caso de México, constituyen en su mayoría la primera generación que accede a la educación superior.

En suma, la ESTNU, en sus distintas variantes institucionales según los países, constituye una alternativa más asequible y apropiada para los egresados de la escuela media que buscan además una rápida inserción laboral o que desean un título intermedio para después continuar estudios universitarios. Existen, no obstante, distintos obstáculos institucionales y económicos que dificultan la realización de estas aspiraciones.

Un primer obstáculo que se presenta a los que cursan carreras de educación superior técnica y tecnológica es la calidad de la formación educativa previa. Es de esperar que, cuanto más selectiva es la institución en términos de pruebas de admisión y vacantes disponibles, peor sea la situación de aquellos que han asistido a escuelas medias de bajo nivel de calidad. La alternativa para los egresados del nivel medio que poseen una trayectoria educativa previa deficiente es acceder al sector privado, considerado en general de menor calidad promedio. Esta alternativa también ofrece como obstáculo que el sector privado cobra aranceles, mientras que el sector público es gratuito (Brasil), o tiene aranceles más bajos y programas especiales de bajo costo (Colombia) o con niveles de aranceles muy bajos o simbólicos (México).

En los tres países, el acceso a la ESTNU suele ser menos selectivo que al sector de mayor prestigio universitario. A pesar de ello, los procesos de admisión incluyen número máximo de vacantes, exámenes y otros mecanismos, los cuales tienden a ser más rigurosos en Brasil y en Colombia para el sector público más demandado o para el sector privado de mayor calidad. Para contrarrestar la desigualdad en términos de capital económico de los alumnos, en los tres países se han puesto en marcha mecanismos de asignación de fondos a la demanda, vía becas (PROUNI en Brasil, PRONABES en México) o créditos educativos (crédito ACCESS en Colombia).

La inserción de graduados en el mercado de trabajo

En cuanto a la relación de la ESTNU con el mundo del trabajo, los estudios de caso dan cuenta de un proceso de emergencia de esta modalidad estrechamente vinculada con los cambios en la demanda del mercado laboral por personal más calificado, la emergencia de las TICs, el peso de las corporaciones en ciertos campos profesionales como la salud y la devaluación de la credencial de nivel medio. Para alcanzar una relación más estrecha con el sector productivo, las instituciones despliegan un conjunto de estrategias: contactos informales, seguimiento de egresados, bolsas de trabajo, participación de representantes del sector productivo en los órganos de dirección y consulta de las instituciones de educación superior y pasantías curriculares o laborales. Los informes nacionales y los datos y documentos recopilados sobre los egresados de la ESTNU, permiten concluir que los jóvenes formados en los sectores públicos o privados de más alta calidad en Brasil, Colombia y México, tienen una inserción adecuada en el mercado laboral. Estas carreras han respondido, en ciertos casos, a una demanda del mercado laboral por técnicos y tecnólogos con mayor formación académica y práctica. También han creado una demanda por servicios más sofisticados en términos tecnológicos y de calidad. La información sobre la inserción de estos graduados en el mercado laboral permite observar que logran en su mayoría ocupar puestos en el sector formal de la economía, aunque sus niveles de remuneración son considerablemente más bajos que los que obtienen los graduados universitarios. Esta brecha es, por un lado, entendible por la menor inversión en capital humano de las carreras ESTNU frente a las universitarias.

En los datos parciales disponibles, se puede apreciar que los egresados de esta modalidad se encuentran relativamente satisfechos con su inserción laboral. Además, las entrevistas realizadas a los empleadores en los casos analizados y las encuestas producidas por los gobiernos de Colombia y México, permiten apreciar una valoración positiva de éstos hacia los egresados de la ESTNU. Para extraer conclusiones más abarcativas, se requerirían estudios sobre el mercado de trabajo de los egresados de la ESTNU que compararan la situación de éstos con los egresados de la media, por un lado, y del sector universitario, por el otro, a partir de diseños muestrales representativos. Estos datos no están disponibles en los países examinados, y tampoco en general, en el resto de los países de la región.

Aún cuando la ESTNU esté adquiriendo progresivamente una identidad propia, reconocida en los mercados laborales de los países analizados, el valor de esta credencial también depende de que estos títulos favorezcan la formación continua y avanzada en la especialidad. Que los egresados de la ESTNU puedan continuar estudios de nivel universitario es central para evitar crear circuitos diferenciales a nivel educativo: el sector superior no universitario para los jóvenes de bajo nivel socioeconómico y el universitario para los que pertenecen a los sectores medios y altos. El crear puentes entre la ESTNU y los estudios universitarios es también importante para elevar la legitimidad social y el prestigio de este tipo de formación.

* Ana María Fanelli es investigadora de CONICET y Directora e investigadora del CEDES.

1 Este texto está basado en Fanelli, 2011.

2 En rigor, la ESTNU ha tenido transformaciones recientes de estructura en los países estudiados, incluyendo su asimilación al nivel universitario. Por ello, en este documento se aclara que se utiliza el término ESTNU para designar el nivel que puede considerarse 5B dentro de la clasificación CINE -UNESCO.

3 Para ello se utilizaron como principales fuentes de información tres documentos elaborados por expertos de estos países y otros datos estadísticos y documentaciones recopilados para el documento de síntesis. Los estudios de caso y la síntesis formarán parte de una próxima publicación del IIPE-UNESCO.

Referencias bibliográficasBarato, J. 2010 Educação técnica y tecnologica pos-secundaria. Tendências, enfoques e desafios no Brasil. Paris: IIPE-UNESCO

Fanelli, A.M. García de. 2011 La educación superior no universitaria en América Latina: equidad e inserción en el mercado de trabajo en países seleccionados. París: IIPE-UNESCO.

Flores Crespo, P. y D. C. Mendoza. 2010. Educación Superior Tecnológica. El caso mexicano. Mimeo. Paris: IIPE-UNESCO. Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Turbay, C. 2010. Educación Técnica y Tecnológica Superior en Colombia y sus efectos para la inserción laboral e inclusión social de las juventudes. Estudio de caso en tres instituciones de Bogotá-Distrito Capital. Mimeo. Paris: IIPE-UNESCO y Fundación Restrepo Barco.

Deje una Respuesta.