Publicaciones

Educación media técnico profesional: trayectoria educacional e inserción laboral de una cohorte de alumnos

Autor:
Fecha de Publicación:
Hombre desgranando las nueces de Brasil (Madre de Dios, Peru)

En el marco del proyecto “Apoyo al Fortalecimiento de la Calidad de la Educación”, el estudio realizado por los investigadores Osvaldo Larrañaga, Gustavo Cabezas y Francisca Dussaillant del área de equidad del PNUD, realizó un seguimiento a una cohorte de estudiantes a través de sus transiciones entre la educación media, superior y el mercado laboral a través de registros administrativos.

El balance derivado de este estudio es mixto. La realidad del sistema educacional es diversa y no se pueden derivar conclusiones taxativas que apliquen al conjunto de la enseñanza técnico profesional.

La cohorte analizada es la que cursa segundo medio en el año 2003 y se elige porque permite el mejor aprovechamiento de bases de datos que posibilitan seguir las trayectorias de la cohorte en la enseñanza media y superior, así como en los primeros años de su inserción laboral. Sin embargo, para esa cohorte no se dispone de una medición de logro académico previo a su ingreso a la enseñanza media, por lo cual se usa a modo de complemento los datos de una cohorte vecina que rinde el Simce de octavo básico.

Un primer resultado favorable es que los jóvenes en la modalidad técnico profesional tienen una menor tasa de deserción en la educación media. Ello es especialmente notorio en el caso de los estudiantes con mayor vulnerabilidad socioeconómica o en aquellos con menor logro académico, para quienes la tasa de deserción es 2,5 veces más baja en la enseñanza técnico profesional que en la humanista científica.

Un segundo resultado que puede ser evaluado como positivo es que más de un 40% de los jóvenes de la cohorte técnico profesional prosigue estudios superiores después de egresar de la enseñanza media, mayoritariamente en institutos profesionales y centros de formación técnica. Este es un contingente numeroso y señala que este tipo de enseñanza no puede seguir siendo considerado como una fase terminal de estudios. Ello, por lo demás, es coincidente con las expectativas de los padres, puesto que dos terceras partes de aquellos que matriculan a sus hijos en educación media técnico profesional esperan que sigan estudiando después a su egreso del nivel medio.

Un tercer resultado positivo es que los jóvenes que cursan estudios medios técnico profesionales tienen una mayor participación laboral que sus contrapartes de la educación humanista científica.

Un cuarto resultado positivo es que un conjunto de los egresados de la educación media técnico profesional obtiene un buen nivel de remuneraciones en el mercado del trabajo en relación a sus grupos de referencia. En particular, este es el caso de aquellos que siguieron estudios posteriores en centros de formación técnica e institutos profesionales, así como de los hombres que egresan de la enseñanza media y que se especializaron en oficios industriales.

En quinto lugar, la educación media técnico profesional modera las desigualdades salariales entre jóvenes de distinta condición socioeconómica familiar. Este efecto opera a través de varios canales: (i) cerca de la mitad de los jóvenes de hogares vulnerables que ingresan a la educación superior provienen de la enseñanza media técnico profesional; (ii) hay una menor diferencia de remuneraciones entre jóvenes provenientes de la educación media técnico profesional de diferente estrato socioeconómico; (iii) los jóvenes de hogares vulnerables que se educaron bajo esta modalidad obtienen en promedio mayores salarios.

Entre los resultados negativos de la enseñanza técnico profesional destacan los tres siguientes:

Primero, los jóvenes de la enseñanza media técnico profesional tienen un menor rendimiento en el SIMCE de segundo medio y en la Prueba de Selección Universitaria. La comparación se realiza respecto de un grupo de control constituido por jóvenes de la enseñanza humanista científica que consiguieron igual resultado en el SIMCE de octavo básico. La brecha de rendimiento en las pruebas citadas se acrecienta en los grupos con mejor rendimiento académico previo.

Segundo, los jóvenes que provienen de la educación técnico profesional presentan una elevada deserción en la educación superior, con una tasa que supera el 30% y que más que duplica a los egresados de la enseñanza humanista científica. La brecha se reduce a la mitad después de controlar por las diferencias en la variable socioeconómica y el tipo de institución de estudios donde se realizan los estudios superiores. Queda abierta la pregunta si las falencias en la educación media general afectan la continuidad de los estudios superiores en los jóvenes de establecimientos técnicos profesionales.

Tercero, las mujeres que estudian enseñanza media técnico profesional reciben un mayor castigo salarial, especialmente en el caso de quienes no prosiguen estudios superiores. Parte de este efecto se debe a que se especializan mayoritariamente en áreas de estudio que son mal remuneradas en el mercado laboral. No solo eso, sino que aquéllas que estudian en las áreas mejor pagadas presentan las brechas salariales más significativas respecto de los hombres de su misma especialidad.

Hay que notar que la evaluación no está referida a las bondades y defectos de la educación técnico profesional en abstracto, sino del sistema que efectivamente operaba en el país en la primera década de los 2000.

Este es un sector de enseñanza postergado en el debate educacional y en la agenda de la política pública; su funcionamiento es precario puesto que opera con déficits de equipamiento actualizado, con falta de profesores formados en las especialidades de enseñanza y con currículos que no alcanzan a ser completados en el transcurso del año escolar.

Cantidad de páginas: 49 p.
Ciudad/País: Santiago de Chile
Autores/Instituciones: PNUD
Idioma principal: esp
Formato del documento: E
Tipo de documento: Documento
Área geográfica: Chile

Los comentarios han sido cerrados.